Saltar al contenido

Aeonium Haworthii

Una flor curiosa, bonita y diferente, también conocida por bejequillo tinerfeño o siempreviva. Lo cierto es que queda bien en cualquier lugar. ¡Quédate y descubre cómo cuidar correctamente un aeonium haworthii!

crasa haworthii

Planta Aeonium Haworthii o Bejequillo Tinerfeño

Un planta perteneciente a la gran familia de las suculentas, el género aeonium y nativa de las Islas Canarias en Tenerife, fueron introducidas poco a poco en el sur de California y en EEUU por la similitud de climas.

Muy demandada para la creación de terrarios, para la creación de alfombras de flores y para decorar jardines de rocallas. Una excelente planta perfecta para decorar y ornamentar cualquier lugar.

Caracterizada por sus tallos gruesos y leñosos, de 4 m de diámetro, y rosetas perfectas, de 4 a 10 cm de diámetro, con hojas carnosas de color verde azulado, de terminación puntiaguda y con el margen ligeramente dentado y en ocasiones rojizo.

Características de la Flor Aeonium Haworthii

  • Puede llegar a crecer hasta una altura de 60 centímetros máximo, y un ancho similar. Sus hojas carnosas pueden llegar a medir alrededor de 1 centímetro de largo por medio de ancho.
  • Sus tallos marrones permiten elevar la planta y formar un pequeño arbusto. Es una planta perenne, siempre estará verde y son prácticamente eternas. 
  • Su época de floración es desde finales de invierno hasta mediados de primavera. Sus flores crecen en racimos por encima de las hojas, son de sépalo triangular y pétalo afilado de color blanco o amarillo pastel.

Cuidados de Aeonium Haworthii

¿Sabías que su característico apellido está dedicado a un botánico inglés llamado Adrián Haworth? A continuación te explicamos los cuidados expertos de la suculenta aeonium haworthii.

suculenta Aeonium haworthii

Plantar y Trasplantar

Es muy importante que no retenga agua, debe tener un buen drenaje para expulsar todo el sobrante y así no acumular humedad. Además la tierra deberá ser adecuada para estas flores, tierra arenosa, rica y ácida o neutra.

El trasplante de la planta aeonium haworthii es mejor que sea a comienzos de verano. El cambio de maceta solo será necesario cada 3 o 4 años, a veces, incluso más.

Ubicación. Interior o Exterior

El bejequillo se adapta muy bien al interior y al exterior si las condiciones son óptimas para su crecimiento, pero es aconsejable tenerla en el exterior, preferiblemente un ambiente seco para evitar que se pudra.

Ubícala en un lugar de semisombra, donde le de el sol pero también la sombra. Puede crecer a pleno sol, pero en horas de baja intensidad, y en climas cálidos como el mediterráneo.

Es muy sensible y susceptible a los extremos, no le gusta las temperaturas muy cálidas ni muy frías, pero soporta temperaturas de de 9 y 10 ºC. No toleran las heladas, así que no la expongas a temperaturas muy bajas.

Riego

El riego de la sempervivum haworthii será abundante pero poco frecuente, es decir, en este caso empapa bien la tierra y fíjate que salga por los agujeros de abajo.

Antes de volver a regar tu planta haworthii, recuerda, la tierra debe de estar seca completamente para hacerlo. El exceso de humedad provoca que la planta se pudra. En invierno el riego será menos frecuente y menos cantidad.

Comprar aeonium haworthii

Reproducción

Para la reproducción de las plantas aeonium existen tres formas, por semillas, por esquejes y por hijuelos. Su propagación es muy fácil y sencilla a través de esquejes.

Si vas a multiplicarlas en semillas o a reproducir por otro tipo de técnica, hazlo a principios de verano, y recuerda que el sustrato debe de ser arenoso y con un buen drenaje.

Plagas y Enfermedades

Son bastante resistentes a todo tipo de plagas y enfermedades, pero tienen un gran enemigo, el exceso de humedad. Esto las hace sensible al ataque de algunas plagas.

El pulgón y la cochinilla pueden hacerse con su planta si hay demasiada sequía, pero por el contrario si hay un exceso de agua y de humedad en su interior, los hongos serán sus enemigos.

Poda

Aeonium haworthii cuidados básicos, ya lo dicen, y es que son plantas que no necesitan poda, pero si que requieren, que con el paso del tiempo y de vez en cuando, le hagamos un mantenimiento mínimo, corta las rosetas estropeadas y retirando hojas y flores en mal estado.