Saltar al contenido

Aizoaceae

Un género de suculenta rara y exótica, que llama la atención a miles de personas llegando incluso a coleccionarlas. Su atractivo físico las hace atractivas y curiosidad para todo el que las mira. ¡Quédate y descubre más sobre ellas!

Suculenta aizoaceaes

Qué son los Aizoaceae

Los aizoaceae es un género de planta, perteneciente a caryophyllales, y a la gran familia de las plantas suculentas, la que dispone de más de 130 géneros distintos y miles de especies repartidas por todo el mundo.

Originarias de sur de África, distribuida en 5 subfamilias, las aizooideae, sesuvioideae, tetragonioideae, mesembryanthemoideae y ruschioideae. También las podemos encontrar en Madagascar, Arabia, Isla de Elba, Australia y Nueva Zelanda.

Son plantas herbáceas o subarbustivas, asemejándose a pequeños arbustos, caracterizadas por tener dos hojas envolventes carnosas, duras y opuestas, también conocida por ficoidaceae.

3 Características de la Planta Aizoáceas

  • Las flores son apétalas, lo que quiere decir que no producen polen, son hermafroditas y perennes, por lo que lucirán y se mantendrán siempre verdes, siempre y cuando su cuidado sea el adecuado.
  • Su característico brillo y apariencia de planta helada es debido a son capaces de crear minúsculos cristales de calcio, estos se generan bajo la epidermis de las hojas.
  • Muy resistentes a largas sequías, gracias a que posee una capa cristalina que la protege frente a la insolación y de la radiaciones solares.

Especies más conocidas de los Aizoaceae

Este género se ha hecho conocido a nivel mundial por su aspecto curioso en forma de pequeñas piedras, además, por una especie en concreto, las piedras vivas o plantas piedras.

Cuidados de la flor Aizoaceae

Aunque ya sabemos que es un género muy resistente a cualquier adversidad, necesita unos cuidados básico y mínimos para crecer sanas y fuertes. Te explicamos cómo cuidar los aizoaceae.

Flores de aizoaceaes

Sustrato y Fertilizantes

Para plantar o trasplantar una planta suculenta aizoacea lo más importante será un buen drenaje, asegúrate de hacerle agujeros a su maceta, entre otras cosas, esto será fundamental para que no se pudra ni de lugar a problemas futuros.

El sustrato deberá ser lo suficientemente poroso, permeable y no ácido para que el drenaje vaya de la mano. Lo conseguirás mezclando 60% de arena, 30% de tierra universal, 10% de piedra volcánica o perlita.

Por otro lado, el abono no será necesario, pero si decides hacerlo, preferiblemente que sea en su época activa de crecimiento. Recuerda, solo una vez al mes y no te excedas.

Ubicación. ¿Interior o Exterior?

Son plantas suculentas de interior o exterior, recomendables para interior, pero todo dependerá de su especie. En general pueden pasar el invierno al aire libre, siempre y cuando estemos atentos al rocío y a las lluvias.

Procura que la ubicación sea en un lugar muy luminoso, durante todo el año. Esta luz deberá de ser de forma indirecta, el sol directo podría cocerlas literalmente y matarlas.

Temperatura

Los extremos no les gustan, por eso son de climas no húmedos. Su temperatura mínima es de 5ºc para las que su crecimiento activo sea en verano, mientras que para las que se desarrollan en invierno su mínima es de 10 ºc.

Suculenta aizoaceaes

Riego

Es importante que los riegos sean con moderación, su principal enemigo es la humedad. Lo ideal es no regar la planta hasta que la tierra este completamente seca por dentro. Para saberlo introduce un dedo en el interior de la tierra.

La combinación de sustrato frío, mojado y húmedo es un cóctel mortífero para ellas, así que, asegúrate incluso en invierno de que tengan una buena circulación de aire.

Además, también es importante conocer el periodo de crecimiento de tu planta, puesto que en los periodos de reposo es mejor anular casi por completo el riego, en este etapa no necesitan el agua.

Enfermedades

Su principal enemigo es la humedad, por eso le damos tanta importancia al drenaje, a la aireación y al riego. Un exceso de agua pudre el ápice vegetativo haciendo imposible recuperar la planta.

Si comienzas a notar que se seca o ves que que en su época de floración la flor se marchita, es que necesitan agua, si por el contrario ves que se empiezan a arrugarse, suspende el riego.