Saltar al contenido

Echeveria Agavoides

La flor echeveria agavoides es popularmente conocida por su atractiva apariencia, es todo un espectáculo, tanto que cuesta diferenciarla de una planta artificial. ¡Quédate a descubrir cómo cuidar a tu echeveria agavoides!

Planta Echeveria Agavoides

La echeveria agavoides es una suculenta de la familia de las crasuláceas, nativa, como buena crasa y todas sus hermanas y derivados, procede las zonas rocosas de México.

Una excelente planta y flor para decorar balcones y espacios donde el toque natural escasea. Sus colores conseguirán reavivar cualquier espacio dándole un toque minimalista y elegante.

Caracterizada por su forma de roseta, con hojas carnosas y verdes con terminación de las hojas en forma de punta rematada por un trazo de color rojizo intenso.

3 Características de la Flor Echeveria Agavoides

  • Se trata pequeñas suculentas, de crecimiento lento, formadas por rosetas de hojas verdes y triangulares, más gruesas, de unos 6 mm y más agudas que las otras Echeverias. Pueden llegar a alcanzar como máximo los 15cm de altura.
  • Son flores que no tienen tallo, por lo que crecen directamente desde el suelo. Cuando florecen lo hacen directamente desde la flor, creando pequeñas ramas con una altura de 15 cm.
  • Su época de floración es desde la primavera hasta principios del verano y lo hacen con flores acampanadas de color rojo de punta amarilla.

Cuidados Esenciales para la Echeveria Agavoides

Como buena echeveria destaca su alta tolerancia a la contaminación, esto las hace atractivas para balcones, playas y grandes ciudades. Te explicamos los cuidados básicos para que crezcan sanas y fuertes.

Cómo plantar y Trasplantar

La planta agavoides se adapta muy bien a todo tipo de terrenos, siempre y cuando tenga un buen drenaje por donde pueda expulsar el agua sobrante para que no retenga humedad y suficiente espacio en la raíz para un crecimiento óptimo.

Puede estar tanto en maceta con una tierra y compuesto universal para cactus o una mezcla de un 75% de mantillo de hojas y un 25% de arena silícea, rocalla o perlita, o directamente planta en suelo poroso.

Ubicación, Interior o Exterior

Es una todo terreno, se adapta tanto a interior como a exterior siempre y cuando las condiciones sean idóneas para su confort, sobretodo en un lugar donde no reciba corrientes de aire.

Y lo más importante, que sea un lugar muy luminoso, donde le de la luz natural para evitar la etiolación de la roseta. Le gusta el sol directo de las mañanas y el de las tardes cuando ya no es tan intenso.

Riego

Son muy resistentes así que sus riegos serán moderados, cada 4 o 5 días en los meses más calurosos y cada 8 o 10 días en e´pocas más frías. Un buen truco es esperar a que la tierra esté seca por completo para volver a regar.

El exceso de humedad y el exceso de riesgo podría matarlas, esto acabaría pudriendo sus raíces y creando hongos en sus interior. Recuerda, nunca mojes sus hojas.

Temperatura

Procede de un clima con temperaturas altas, por lo que le gusta el calorcito y agradece estar en una temperatura ambiente de entre 18 y 29 grados.

Evita someterla a temperaturas inferiores a los 5 grados, aunque tolera bien las temperaturas bajas, siempre y cuando sean periodos de tiempo breve y el sustrato esté seco. Las heladas es su peor enemigo.

Sustrato y Fertilizantes

Como te explicábamos antes, es importante que el suelo sea suelto y aireado, y sobretodo que tenga un buen drenaje. Por otro lado, no es necesario el tema de poda.

No obstante, si que es conveniente un mantenimiento mínimo, retirar las hojas y flores secas. Para que luzcan espléndidas el abono será una vez en temporada de crecimiento, de primavera a verano, el hummus de gusano es una buena opción.

Reproducción

Este tipo de suculenta no se puede ser reproducida por su propio polen, lo que quiere decir que son autoestériles y para multiplicarlas y reproducirlas deberás utilizar esquejes, semillas o hijuelos.

La forma más sencilla es por esquejes de hojas o mediante separación de hijuelos que nace a su alrededor. Bastará con plantar una hoja, previamente extraída, dejándola secar dos días para luego proceder a plantarla. La mejor época para hacerlo es a comienzo del verano.

Plagas y Enfermedades

Son muy resistentes a plagas y enfermedades pero su peor enemigo es la humedad, las pudre literalmente y ya no hay marcha atrás para poder recuperarlas.

También puede ser afectada por cochinillas que se instalan en la base de la hoja y moluscos que muerden los fragmentos de sus hojas. En estos casos es necesario actuar rápido con insecticidas para evitar la caída y la pudrición.

Curiosidades de la Suculenta Agavoides

  • Como buena planta crasa y suculenta, es una planta perenne, por lo que no tendrás problemas de que se el caigan las hojas y siempre lucirá verde y bonita.
  • Sus hojas carnosas son lisas y de color verde claro, pero la tonalidad de las hojas cambia, pudiendo ser total o parcialmente rojiza. Contra más tiempo de exposición al sol más intenso y fuerte se hará el color rojo.
  • Existen diferentes derivados, entre ellos; echeveria agavoides ebony, echeveria agavoides sirius, echeveria agavoides red, echeveria agavoides mira, echeveria agavoides sp. Lo único que las diferencia en sí es la variedad y la intensidad de colores, pudiendo ser con diferentes matices, granates, rojos, burdeos, etc, pero su forma es igual.